JUJUY A DIARIO

Morales: “No habrá aumento de impuestos en Jujuy”

El Consenso Fiscal 2022 que el Poder Ejecutivo Nacional puso a consideración de los gobernadores, hoy por la tarde. genera enorme preocupación en el sector industrial debido a que incrementa la presión tributaria en el sector productivo al eliminar la reducción progresiva de ingresos brutos establecida originalmente en el año 2017.

Específicamente en el sector industrial, que debería quedar exento del impuesto en el año 2022 de acuerdo al acuerdo original firmado en 2017, mantiene un tope de alícuota de 1,5%. Cabe aclarar que varias provincias incrementaron incluso sus alícuotas en los últimos años, aprovechando que se encontraban por debajo del máximo permitido.

De esta manera, el gobernador Gerardo Morales aseguró que en Jujuy “no habrá aumento de impuestos”, en referencia a los alcances del consenso fiscal al que arribaron los mandatarios provinciales y la Nación.

“En las provincias que gobierna el radicalismo, Jujuy, Corrientes y Mendoza, no habrá más impuestos”, garantizó y tras resaltar que dichas jurisdicciones “Están por debajo de la media nacional en cuanto a presión fiscal”, puntualizó que “Además de muy buenos regímenes de promoción de inversiones, tenemos seguridad jurídica y menor presión fiscal que la media nacional y toda el área metropolitana”

Explicó que el consenso fiscal “Contempla rangos máximos de tributos provinciales”, tales como Ingresos Brutos, Sellos e Inmobiliario y aclaró que “No dispone la creación de impuestos. En todo caso, prevé que las provincias que consideren la posibilidad de establecer el impuesto a las herencias y los legados lo hagan”, precisó y recordó que dicho gravamen “Solamente se implementó la Provincia de Buenos Aires antes de 2015 y se mantiene hasta ahora”

“El resto de las provincias no tenemos previsto ni establecido este impuesto”, completó.

Es importante destacar que ingresos brutos es uno de los impuestos más regresivos y distorsivos del sistema tributario argentino actual.
Al igual que el IVA, su carácter regresivo se debe a que no solo perjudica la competitividad de las empresas sino que su costo es afrontado por todos los consumidores, impactando en mayor medida en los sectores más vulnerables que destinan mayor parte de sus ingresos al consumo.

Por su parte, su aplicación en cascada lo hace distorsivo, ya que se incorpora como un costo y por lo tanto es trasladado a precios. Es decir, el impuesto a los ingresos brutos grava varias veces el mismo valor agregado (por la inexistencia del cómputo de crédito fiscal) y se toma como costo de producción presionando sobre los precios.

A todo esto se suma un costo administrativo muy elevado por ser el impuesto con mayor cantidad de regímenes de recaudación del país y con heterogeneidad de características en las distintas jurisdicciones. La existencia de diversos regímenes de recaudación del impuesto sobre los ingresos brutos, además, hace que la alícuota efectiva que enfrenta cada empresa sea mayor que la que grava su actividad, ocasionando saldos a favor de difícil recuperación, que pierden valor con el paso del tiempo producto de la inflación (ya que no se actualizan).

El impuesto a los ingresos brutos tiene un impacto especialmente negativo en las exportaciones argentinas, por el costo incremental que genera en la producción local. En los sectores transables, como el industrial, la baja del impuesto a los ingresos brutos es muy relevante para la competencia con productos extranjeros, tanto al exportar como para competir frente a las importaciones en el mercado interno.


Maxi Barrera

Noticias por categoría

Nuestras redes

Open chat
🚨 💬 👉 Enviar...
🚨 ¿Querés enviar tu noticia?